Skip to main content
Comunicación Corporativa

Los 5 errores más comunes en la comunicación corporativa

By mayo 2, 2021junio 21st, 2022No Comments

El éxito de un negocio depende, en gran parte, de la comunicación. Si tu público objetivo desconoce tu empresa, tus productos y tus servicios, ¿cómo van a llegar a ti? En la actualidad, la comunicación corporativa es una de las herramientas más potentes para hacer visible una empresa, para mejorar su posicionamiento y acercarla a sus futuros clientes, ya sea a través de la prensa o las redes sociales. Sin ella, una empresa, producto o servicio solo existen para su director y sus empleados, pero no para el resto del mundo. Por desgracia, aún hay muchas empresas que ignoran la comunicación o, aún peor, relegan las funciones que desempeñan los especialistas en comunicación corporativa y las agencias de comunicación a cualquiera que ‘se defienda hablando y escribiendo’.

Según el diccionario de la Real Academia Española, la primera definición del verbo ‘comunicar’ es «hacer a una persona partícipe de lo que se tiene«. Justo lo que comentábamos. Para que los demás quieran lo que tienes, vendes u ofreces, primero deben conocerlo, ser conscientes de que existe, y ahí es donde empieza la comunicación. Y hablamos de la comunicación solo de la mano de profesionales, agencias de comunicación y de departamentos creados específicamente para ello.

Luís Arroyo y Magali Yus, autores del mítico libro Los cien errores en la comunicación de las organizaciones, definen a la perfección qué implica esta profesión: Comunicarimplica diagnosticar qué piensa la gente sobre la organización para la que trabajamos, qué queremos reforzar o cambiar de sus percepciones, qué camino vamos a seguir para hacerlo, qué actividades específicas desarrollaremos y cuál es el mejor momento para ponerlas en marcha’.

Ser consciente de la importancia de comunicar es el primer paso en la dirección correcta. ¿Pero qué se debe tener en cuenta para que este paso no sea en falso? Hoy te contamos cuáles son los 5 errores más frecuentes de las empresas a la hora de comunicar. Más vale prevenir que curar:

1. La comunicación sirve como arma defensiva

Es uno de los errores más frecuentes y, a la vez, más difíciles de cambiar. Entre las grandes multinacionales (e incluso entre empresas de menor tamaño) es habitual ver a la prensa como el enemigo, aquel al que debemos esquivar y rehuir. El diálogo con los medios de comunicación debe entenderse como un altavoz para llegar a nuestro público, una herramienta de alianza con nuestros clientes y una posibilidad para hacerse oír. Aunque, sin duda, debe analizarse con atención el qué, el cómo y el dónde encender dicho altavoz.

2. La comunicación equivale únicamente a salir en la prensa

Los medios de comunicación no son ni el único canal donde podemos comunicar, ni el único altavoz. Tampoco todas las empresas buscan salir en la prensa ni tienen por qué. Comunicar va más allá de las actividades de prensa. Si tu público objetivo no lee los periódicos ni está interesado lo más mínimo en seguir la actualidad, ¿cómo piensas llegar a él con una entrevista en un diario económico? Comunicar también puede hacerse a través de otros canales, como las redes sociales, eventos, blogs… En comunicación hay vida más allá de la prensa.

Echa un vistazo a este post: Comunicación interna y externa: claves en tu empresa

3. La comunicación empresarial debe ser espontánea

Rotundamente no. Algo espontáneo hace referencia a una acción no preparada, estudiada o analizada. La comunicación corporativa no debe ser jamás espontánea. Tras una entrevista en televisión o en radio hay muchas horas de trabajo, empezando por formar al portavoz y acabando por la redacción de un argumentario detallado con posibles temas de crisis (y sus correspondientes respuestas).

4. La comunicación es 100% proactiva

Aunque está claro que comunicar es, de por sí, un acto proactivo no siempre significa dar una respuesta en público o enviar un comunicado. En casos de crisis corporativa es importante valorar cómo responder y si es realmente necesario hacerlo. En algunos casos la mejor comunicación puede ser la reactiva, aquella en la que solo se da información si se solicita expresamente y basándonos en un comunicado de crisis previamente elaborado con el cliente.

La comunicación puede ser de todo, pero la comunicación empresarial jamás será espontánea twittear.

5. En comunicación todo vale

No, en comunicación no todo vale y jugar sucio a corto o largo plazo puede salir muy caro. Existen pésimas estrategias de comunicación que podrían entrar dentro de la calificación de ‘juego sucio’, pero hoy nos quedamos con algunas de las más habituales. Dar información falsa, comprar a los periodistas, fomentar la rivalidad entre los medios (por priorizar uno u otro y dar exclusivas siempre al mismo) o comprar espectadores para las ruedas de prensa. No todo vale.

¿Qué te parece si hablamos de tu empresa y de cómo construir y llevar a cabo una estrategia de comunicación exitosa para ella?

Comparte esto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.