El marketing se ha convertido en uno de los aspectos principales de cualquier empresa a día de hoy y, en concreto, el marketing de contenidos digital.

Dicho esto, dentro de esta disciplina, las estrategias de marketing se posicionan como el factor más importante a desarrollar, ya que será el que te permitirá alcanzar tus objetivos empresariales mediante diferentes acciones entendidas dentro de un planteamiento grupal.

Por este motivo, desde la agencia de marketing digital Nal3 Comunicació explicaremos cuáles son las principales estrategias y consejos que debemos seguir para sacar el máximo partido al marketing que realicemos en nuestra compañía.

Tipos de estrategias de marketing

Para entender de qué tratan las estrategias de marketing, lo más adecuada es explicar qué tipo de estrategias son las más comunes cuando queremos alcanzar nuestros objetivos empresariales.

No obstante, debemos tener en cuenta que cada estrategia podrá ser modificada en función de las necesidades y los recursos de los que disponga cada compañía.

En cualquier caso, estas son las principales estrategias a las que recurren las empresas actualmente para realizar sus campañas de marketing digital:

  • Estrategias de cartera: cualquier empresa es consciente de que no todos sus productos son igual de exitosos entre el público ni tienen el mismo atractivo. Por este motivo, resulta importante identificar cuáles son en los que más nos conviene invertir, ya que serán los que mejores resultados nos brindarán.
    Para hacerlo, podemos recurrir a la matriz McKinsey-General que nos servirá para visualizar todos nuestros productos sobre las variables competitividad y atractivo. Una vez la tengamos hecha, tendremos nuestros productos ubicados en tres diferentes ámbitos: los productos en los que debemos invertir para crecer, en los que debemos invertir con cuidado y en los que es mejor dejar de invertir.
  • Estrategias de marketing de segmentación: este tipo de estrategias se fundamenta en segmentar al público al que nos dirigimos en diferentes grupos que compartan necesidades y características parecidas. Esto se debe a que no resulta efectivo, en la mayoría de los casos, actuar de la misma manera con nuestros públicos.
    Si finalmente segmentamos y personalizamos los mensajes y acciones a cada grupo de nuestro público, lograremos optimizar nuestros recursos y aportar lo que necesitan a cada grupo.
    Generalmente, se suelen utilizar cuatro variables a la hora de realizar la segmentación: geográfica, demográfica, conductal y psicográfica.
  • Estrategias de marketing y posicionamiento: esta estrategia se basa en mejorar el posicionamiento de marca de nuestra empresa. Es decir, conseguir superar a la competencia y posicionarnos en la mente de nuestro público objetivo como la primera opción.
    En cualquier caso, las estrategias concretas de posicionamiento que podemos integrar en nuestra empresa pueden ser las de: posicionar nuestros servicios o productos por el beneficio que aportan, ofrecer el mejor precio equilibrado con la calidad de nuestros productos, posicionarnos en base al uso que s ele puede dar a nuestros productos, posicionarnos como líderes en una categoría completa de productos o servicios, compararnos frente a la competencia y así resaltar nuestros atributos y características para posicionarnos, etc.
  • Estrategia funcional de marketing: la última estrategia que vamos a comentar se basa en el marketing mix y agrupa las cuatro variables fundamentales del marketing (precio, producto, distribución y comunicación). Así, este tipo de estrategias se basan en alinear las cuatro variables de manera que la oferta que hagan al público tenga total concordancia y sirva para alcanzar los objetivos empresariales.
¿Necesitas landing pages en tu estrategia?

5+1 pasos para planificar una estrategia de marketing

Antes de comenzar a diseñar nuestra estrategia de marketing, es fundamental que tengamos claro que el objetivo de esta será cubrir las necesidades de nuestro público, ya que centrarnos en mostrar lo que a nosotros como empresa nos interesa puede que al público no.

Dicho esto, a continuación, enumeramos los principales pasos que tenemos que seguir:

  • Entender todos los aspectos relacionados con nuestra compañía. Estos son el modelo de negocio que seguimos, el público al que nos dirigimos, definir al máximo la identidad de marca y cómo la queremos mostrar al resto y, finalmente, definir los productos o servicios que prestaremos.
  • En segundo lugar, debemos analizar el mercado en el que desarrollaremos nuestra actividad. Esto nos ayudará profundamente a conocer a nuestro público, sus necesidades y en qué productos debemos centrarnos. A su vez, es recomendable que también analicemos a nuestra competencia, ya que nos pueden ayudar a orientarnos tanto en los aspectos positivos como en los que no funcionan.
  • Definir los objetivos que queremos alcanzar con la estrategia, es decir, los motivos por los que nuestra empresa necesita implantar una estrategia de marketing.
  • Estudiar qué aspectos nos diferencian del resto y potenciarlos. Esto nos ayudará a destacar frente a nuestra competencia y resultar más atractivos para nuestro público objetivo.
  • Escoger cuáles serán los canales que utilizaremos para llegar hasta nuestro público y los formatos en los que enviaremos los mensajes correspondientes.
  • Determinar cuáles serán las herramientas que utilizaremos para medir los resultados de la estrategia y, por supuesto, realiza runa revisión constante y final para saber qué ha funcionado y qué no.

Ventajas de implementar una estrategia de marketing en tu empresa

Una vez aclarados los principales pasos que tenemos que seguir para planificar una estrategia de marketing, es importante que sepamos cuáles son las principales ventajas que podremos obtener si lo realizamos con éxito y siguiendo cada paso según lo establecido. Es decir, es fundamental que, para ver los beneficios, seamos constantes y hagamos un seguimiento de los resultados que obtengamos, ya que esto nos orientará de cara a saber si debemos cambiar la dirección que estamos tomando o no o no.

Dicho esto, las ventajas que presentamos a continuación están ligadas a una estrategia de marketing digital en la que se integran la creación y optimización de los contenidos, las acciones que realicemos para mejorar el posicionamiento orgánico (SEO) y la actividad que tengamos en las redes sociales:

  • Obtendremos resultados pagando un coste inferior
  • Conseguiremos tener un mayor alcance hacia nuestro público y la capacidad de segmentarlo en base a las necesidades de cada uno de ellos
  • Conseguiremos mejorar nuestra reputación y aumentar nuestra presencia en el mercado, es decir, posicionarnos como un referente del sector
  • Fidelizaremos a nuestros clientes, ya que les estaremos ofreciendo lo que buscan y acudirán a nosotros recurridamente
  • Podremos mostrarnos en nuevos lugares y conseguir nuevos clientes, siempre que nos preocupemos por darle la mayor cobertura a lo que hacemos

Si realizamos nuestra estrategia correctamente, podremos llegar a conseguir varios de estos beneficios e, incluso, todos ellos.

¿Te gustaría

darle un empujón

a tu negocio?

    *Campos obligatorios